Desventajas del colecho

Desventajas del colecho tradicional.

Desventajas del colecho tradicional. Te presentamos a continuación una serie de desventajas que tiene esta práctica.

✘ Riesgo de asfixia

Es evidente la diferencia de tamaño de cualquier padre con respecto a su bebé. El recién nacido es frágil en comparación con sus padres.

Cuando compartimos la cama con nuestro pequeño, se supone que es para dormir. En ese estado de inconsciencia en el que nos encontramos cuando dormimos, no podemos controlar nuestros movimientos.

Cuantas veces se ha quejado nuestra pareja de que la hemos dejado sin manta, o que le hemos propinado una patada. Por lo que el riesgo de que nos demos la vuelta en la cama mientras dormimos, y nuestro hijo acabe debajo de nosotros, es una probabilidad que no podemos despreciar.

Cuando decidamos practicar el colecho, tenemos que tener presente, que con nuestro peso podemos asfixiar al bebé. Esta desventajas del colecho tradicional es muy preocupante.

 Hay muchas variantes que reducen o aumentan esa probabilidad.

Factores que aumentan el riesgo de asfixia.

A menor edad del bebé más riesgo de asfixia: Un bebé prematuro, recién nacido o nacido con poco peso, tiene más riesgo. Si tu bebé tiene más de tres meses y está más grandecito, el riesgo será menor.

El riesgo aumenta si no estamos en nuestras plenas facultades: Si tenemos problemas para dormir y tomamos somníferos. Vienes de una fiesta y has tomado algunas copas de más. O cualquier otra circunstancia licita o ilícita que se pueda ocurrir.

La superficie en la que duermas también puede aumentar el riesgo de asfixia. Si duermes en un colchón muy blandito que llegue a hundirse, provocaras que el bebé no este en una superficie firme y se de la vuelta, o se aproxime demasiado a nosotros. Al mínimo movimiento de nuestra parte puede ser que lo aplastemos sin querer.

Nuestro tamaño o peso también influye. Cuanto más diferencia de tamaño entre en bebé y nosotros, más riesgo existirá.

✘ Dependencia para dormir

colecho dependencia para dormir

El bebé asocia dormir con nuestra presencia. Debido a esto le costará mucho más conciliar el sueño si no estamos a su lado, creándole dependencia paterna para conciliar el sueño.

Un bebé duerme mucho más que un adulto. Un recién nacido puede dormir entre 16 y 17 horas diarias.

Imagino lo que estas pensando, jejeje. Me apuntoooo¡¡¡

La realidad es que nuestro ritmo de vida no nos va a dejar dormir tanto. Nuestra vida está llena de cosas que hacer y si dormimos 16 horas, las 8 horas que nos quedan no serán suficientes para realizarlas.

Vete olvidando de irte a la cama cada vez que tu bebé necesite dormir, por lo tanto ármate de paciencia si tu peque no se duerme tan rápido cuando no estés acostado a su lado.

✘ Menos intimidad

El compartir tu cama con tu bebé te dará menos intimidad. Como se suele decir, en muchas ocasiones 3 son multitud.

Tu vida en pareja y sus momentos íntimos, inevitablemente se verán afectados.

Las ganas vienen cuando vienen y si por estar compartiendo cama, no se puede realizar lo que uno anhela, acabaras frustrandote.

Te lo diré claramente: El colecho afecta a la vida sexual y por consiguiente la relación de pareja empeora. Tendrás que tener paciencia y encontrar otros momentos, lugares… échale imaginación y contraatacar.

Os aconsejo que no os agobies y que esta circunstancia sirva para uniros y busquéis maneras y momentos para disfrutar juntos. Una sugerencia: Quizás la cocina os sirva a la hora de la siesta, ehhh.

Saber que existe esta desventajas del colecho tradicional, os puede servir para ponerle remedio e intentar buscar diferentes soluciones. El bienestar de la pareja y que no se vea afectada por ninguna razón repercutirá en el bienestar de nuestro bebé.

«Si sois felices podréis hacer feliz a vuestro bebé»